Mundo de papel

Mundo de papel
"...Aquellas primeras páginas, el eco de esas palabras que creemos haber dejado atrás, nos acompañan toda la vida y esculpen un palacio en nuestra memoria al que tarde o temprano -no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendemos u olvidamos-, vamos a regresar." La sombra del viento. Carlos Ruiz Zafón.

jueves, 7 de enero de 2016

"Los siete locos" Roberto Arlt

Título: Los siete locos
Autor: Roberto Arlt
Editorial: Tolemia
Páginas: 204

El protagonista, Remo Augusto Erdosain, desesperado ante la falta de dinero y perspectivas se une a una sociedad secreta que pretende trocar el orden social imperante a través de una cruel y terrible revolución social ideada por El Astrólogo. Tal revuelta será financiada por una red de burdeles distribuida por toda la Argentina bajo la administración del Rufián Melancólico.
Erdosain, metafísico hasta la médula, es también un inventor fracasado obsesionado por su "Rosa de Cobre", proyecto que nos informa tímidamente a través de los capítulos de la obra pero que, víctima de una perdurable abulia, jamás puede concretar.









Biografía del autor (sacada de la contratapa de Los siete locos)

Nació en Buenos Aires en 1900 y muerto en la misma ciudad en 1942, el novelista, dramaturgo y periodista Roberto Arlt es, en todos los aspectos, un auténtico pionero de una nueva narrativa urbana y a la postre, uno de los escritores más significativos del siglo XX.
De padre alemán y madre italiana, no alcanzó a completar la escuela primaria, aunque como escritor mostró una precocidad inusitada y, gran frecuentador de bibliotecas, fue uno de los autodidactas de la época. Trabajó como periodista en Crítica, Clarín y El mundo, especialmente como cronista policial y viajero por su cuidad, que retrató magistralmente en sus Aguafuertes porteñas.

Sus obras más importantes son las novelas El juguete rabioso (1926), Los siete locos (1929) y Los lanzallamas (1931), habiendo publicado además El amor brujo (1932) y El criador de gorilas (1941) y la colección de cuentos El jorobadito (1933). Como dramaturgo, retrató un cuadro alucinado de la vida burocrática con La lisla desierta (1938). Es autor asimismo de Trescientos millones (1932), Saverio el cruel (1936), El fabricante de fantasmas (1936), La fiesta del hierro (1940) y El desierto entra en la ciudad (1942).



La novela se ubica en la Argentina, provincia de Buenos Aires, de los años '20 con Remo Erdosain como protagonista. Él trabaja en una azucarera en la que es acusado de haberle robado $600 a la fábrica y le exigen que al otro día presente las cuentas para probar si es cierto o no. Remo, desesperado por conseguir la plata que robó para no caer preso, comienza una búsqueda para conseguir alguien que le preste el dinero.

Así es como nos van presentando al resto de los personajes, su pariente Barsut con el que comparten un odio mutuo, su mujer Elsa con la que tiene un matrimonio casi muerto, Ergueta un fanático religioso que se casa con una prostituta y El Astrólogo, un hombre que busca armar una sociedad secreta para crear una nueva sociedad y el grupo de gente que lo apoya.

Hablar de este libro me resulta complicado, incluso leerlo fue difícil y cuando lo terminé me dejó con un sinfín de sensaciones y muchas preguntas.

La historia nos la cuenta un tercero que no se sabe quien es, éste narra todo lo que Erdosain vive desde el día que lo denuncian en la azucarera donde trabaja hasta el final de la historia que fue lo que más confundida me dejó.

El libro está lleno de monólogos interiores, preguntas sobre la vida, el sentido de ésta, la alegría, la depresión y la eterna angustia que siente el protagonista que, a mí parecer, lo lleva a un punto en el que busca lastimarse de cualquier forma, se lleva a extremos donde deja expuesta su patética existencia y se muestra vulnerable frente a cualquiera. En su mente pasan sensaciones, pensamiento y sentimientos que pueden resultar chocantes, cierta perversión con la que Remo se tortura y castiga constantemente. Éste siente tanto asco de sí mismo, se siente tan vacío por dentro que hace las cosas más extrañas con tal de sentir algo, lo que lo lleva a humillarse a sí mismo y a la gente que lo rodea.

Al estar todo contado desde su punto de vista, hay cosas que se pierden, son pocas las escenas contadas desde el punto de vista del Astrólogo o en las que se ve lo que piensan Barsut u otros personajes. También siento que todo lo que sabemos de los personajes, al estar contado desde el punto de vista del protagonista, está teñido con su profunda angustia lo que hace que todos los que aparecen en el libro tengan cierto parecido con él y a veces vuelva algo monótono todo.

La narración se vuelve densa, o por lo menos lo fue para mí. Aunque al principio pensé que la cordura de Remo estaba teñida por su profunda depresión, llega un momento que te das cuenta que no tiene sentido lo que piensa, que pasa de un estado de ánimo al otro en un santiamén. Lo mismo con el Astrólogo, cuando habla de su revolución, sus planes parecen tan minuciosamente planeados, cómo construir la sociedad secreta, como abastecerse, de qué forma conseguir que la gente los adore, hasta que aparece una especie de verborragia mental que te hace dar cuenta de que sufre una especie de egocentrismo y síndrome de superioridad GIGANTE. Pero en su mente, en la mente de todos, es tan lógico lo que quieren hacer que si no lees con atención, no te fijas en los pequeños detalles del discurso no los notas porque entre todo ese desvarío de gloria que sufren, hay ciertas verdades imposibles de negar: la necesidad de creer en algo que tenemos los seres humanos, no importa si es verdad o mentira.







La novela es lenta, su punto más fuerte como ya dije son los monólogos interiores que cada uno tiene. La realidad es que no logre simpatizar por nadie, Remo y Barsut me producen tanto rechazo en un momento que solo quiero que desaparezcan o que les suceda algo que lo saque al primero de ese estado de pasividad y desgano que tiene todo el tiempo y al segundo esa soberbia asquerosa que lo caracteriza.

El final es abierto, cuando crees que ya está todo resuelto sucede algo que te da el pie a leer la segunda parte Los lanzallamas que me regalaron para navidad así que dentro de poco planeo empezar a leer.

Los siete locos: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario